Posted in Literatura Y Ficcion

Download Cuando ya no importe by Juan Carlos Onetti PDF

By Juan Carlos Onetti

Smugglers and ladies, love and secret. those are the subjects taken care of with humor and tenderness during this novel, written within the type of a magazine and supplying a blow-by-blow account of the story’s improvement, interested by the reader’s higher excitement.

Show description

Read Online or Download Cuando ya no importe PDF

Best literatura y ficcion books

Cuando ya no importe

Smugglers and ladies, love and secret. those are the topics taken care of with humor and tenderness during this novel, written within the type of a magazine and offering a blow-by-blow account of the story’s improvement, excited by the reader’s larger excitement.

Los marcadores del discurso y cortesía verbal en español

Este estudio investiga los angeles relación entre los marcadores del discurso y los angeles cortesía verbal, dos categorías de l. a. pragmática muy estudiadas y, sin embargo, todavía de perfil indefinido. De hecho, los marcadores son un asunto delicado por sus dimensiones operativas múltiples; en los angeles misma línea se encuentra l. a. cortesía verbal con nociones de confines borrosos (como proximidad, intensidad, and so on.

Extra info for Cuando ya no importe

Sample text

Y además, infancia me estuvo dando un día y otro las pequeñas alegrías de las palabras mal pronunciadas. Recuerdos desvaídos por los años y la lejanía. Tal vez enfriados, como dijo la niña. 10 de octubre Estaba muy lejano el tiempo en que, padre y maestro cariñoso, la sentaba en mis rodillas para enseñarle el alfabeto. Con fingido desinterés hice a Eufrasia una pregunta distraída y ella me explico en su lenguaje personal que la chica esta con sus padrinos, el es un militar retirado (aquí imagine al viejo baboso) y la tienen como a una hija, tiene amiguitas y esta grande que no la va a conocer, no es que aquí gracias a Dios haya faltado nunca la comida pero los padrinos le dan comida compensada o no se bien como la llaman.

Introdujo la mano en algún bolsillo interior y puso una carterita sobre la mesa. Estuvo examinando papeles, escribió pocas líneas con lápiz o bolígrafo. Yo dije: «Se nos va a quedar ciego. Aquí no se ve ni lo que se conversa». Ignore por que se me escapo el plural. —Aquí no se prenden luces —me contesto terminante el turco. Después, casi invisible en la noche, hablo para si: —Porque este es un trabajo que solo empieza de veras después que termino. Durante el viaje el aparato de refrigeración del coche llego hasta colocarme en la antesala de un resfrío, para decirlo en pocas palabras.

La mujer se fue irguiendo lentamente con temblores y suspiros, los ojos dormidos hasta que me reconoció. Yo había retrocedido hacia los coches, la mano fatigada escondida en un bolsillo. La mujer pareció saludarme con una sonrisa tímida que se ensancho de pronto hasta convertirse en impúdica; proponía complicidad y olvido. —Vamos —dijo—, que nos esta esperando y ya no se cuanto tardamos. Al apagar la luz se detuvo un instante para agregar «querido», afirmando con la cabeza, y volvió a correr en la noche bajo la lluvia rabiosa, tropical.

Download PDF sample

Rated 4.25 of 5 – based on 8 votes