Posted in Literatura Y Ficcion

Download A de adulterio by Sue Grafton PDF

By Sue Grafton

Show description

Read Online or Download A de adulterio PDF

Similar literatura y ficcion books

Cuando ya no importe

Smugglers and ladies, love and secret. those are the topics handled with humor and tenderness during this novel, written within the kind of a magazine and offering a blow-by-blow account of the story’s improvement, curious about the reader’s better excitement.

Los marcadores del discurso y cortesía verbal en español

Este estudio investiga l. a. relación entre los marcadores del discurso y los angeles cortesía verbal, dos categorías de los angeles pragmática muy estudiadas y, sin embargo, todavía de perfil indefinido. De hecho, los marcadores son un asunto delicado por sus dimensiones operativas múltiples; en los angeles misma línea se encuentra l. a. cortesía verbal con nociones de confines borrosos (como proximidad, intensidad, and so forth.

Additional info for A de adulterio

Sample text

Se echó a reír de sí mismo entonces, rompiendo el hechizo, y me sostuvo la mirada un segundo más de lo que correspondía-. Hasta otra dijo. Nos dimos la mano cuando se marchó. No sé por qué, tal vez sólo para tocarnos. Pero incluso un contacto tan normal hizo que se me erizara el vello del brazo. Mi sistema de alarma preventiva sonaba como si se hubiera vuelto loco y no sabía cómo interpretarlo. Es como lo que siento a veces cuando estoy en el piso vigésimo primero y abro una ventana: la idea de saltar me seduce muchísimo.

Charlie Scorsoni se acercó al bordillo en un 450 SL azul pálido que le sentaba muy bien. Me sequé con la manga el sudor que me chorreaba por la cara y me acerqué al coche. -Sus mejillas están teñidas de rosicler -dijo. -Yo siempre tengo cara de infarto. Y de otras cosas que no quiero ni contarle. ¿Qué hace por aquí? -Me sentía culpable. Ayer no fui muy considerado con usted. Suba. -No, por favor -dije riendo y sin recuperar el aliento del todo-. No quiero llenarle de sudor el asiento. -¿La puedo seguir hasta su casa?

También porque sabía que si volvía la cara me acercaría a él más de lo que me permitía la coyuntura. -¿Y piruletas y Chupa-chups? -dije. -Continuamente -dijo. Casi sentía el calor de su cara y le dirigí una mirada de soslayo. Se echó a reír de sí mismo entonces, rompiendo el hechizo, y me sostuvo la mirada un segundo más de lo que correspondía-. Hasta otra dijo. Nos dimos la mano cuando se marchó. No sé por qué, tal vez sólo para tocarnos. Pero incluso un contacto tan normal hizo que se me erizara el vello del brazo.

Download PDF sample

Rated 4.68 of 5 – based on 29 votes